lunes, 24 de enero de 2011

Volvi de mi campamento. La pasé increible y este campamento esten seguros que no lo voy a olvidar en años. 
Que me importa dormir en carpa 22 días seguidos si puedo acostarme y despertarme con el paisaje más lindo que ví en mi vida. Derecha; las montañas. Izquierda; el valle y la casa de los Pino. Las caminatas que parecían imposible fueron el momento de más risas y canciones, los fogones eran una mescla de sana meláncolía y una divertida pero profunda unión grupal. Lo que sentí con este grupo no lo sentí con ninguno. Sea en brigada, sea con todos. Estoy enamoradísima del momento, tanto que llegué a casa y me puse a llorar. No puedo extrañar tanto, es muy feo. En 'El Día del Medio' le dije a mi compañera de carpa, ani, que sentía algo raro. Extrañaba algo que estaba presente. Necesitaba algo que tenía. Sostengo que aunque tengas algo, si sabes que lo vas a dejar de tener, se forma un vacio en el medio de tu pecho. Debería haber un sentimento, un nombre para eso! 
1er Nivel , hiciste el verano '11, el mejor verano de mi vida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

pato(s) amarillo(s) o naranja(s) firma(n) esta entrada