martes, 1 de febrero de 2011

Él amaba ver las estrellas. Cada vez que podía, salía a su pequeño balcón y, como le gustaba nombrarlo, admiraba la inmensidad. Tenía una teoría, muy especial y romántica, cómo él; Cada uno al ver las estrellas se fija especialmente en una, la que más le llama la atención.Y en algún lado, en alguna ciudad del mundo, hay alguien viendo la misma. Este señor, un loco enamorado del cielo, quizá algún día encuentre a la misma persona que mira su estrella. Y sinó, por lo menos tendrá algo por lo que seguir viviendo.

Julia Roitman 20/01/2011

1 comentario:

  1. en serio me encanta, lo escribiste vos ?
    si querés seguime, almaaquebaila.blogspot.com
    Male

    ResponderEliminar

pato(s) amarillo(s) o naranja(s) firma(n) esta entrada