martes, 10 de mayo de 2011

Nunca va a llegar la hora en la que diga: Por fin, acá y en este momento soy feliz y no cambiaría ningún aspecto de mi vida.
 Por supuesto que sería lindo vivir eso, pero sino ¿En qué pensaría? ¿Cómo sería mí cabeza? Estaría vacía  no podría imaginar que hacer para vivir algo nuevo. ¿Quién no ha soñado despierto con el provenir? O ¿Qué haría en tal o cual situación?. Obviamente que estar contento con todo lo que te pasa, pasó y pasara sería ideal, pero seamos realistas, no vivimos en un mundo ideal. Un mundo ideal, no sería un lugar en el que yo podría vivir. Tal vez, si no existieran las guerras, la desnutrición, la violencia... pero aparte de eso, yo no puedo pensar en lo que sería nuestra vida sin nuestras 'travesuras juveniles'(dicho bien a lo autor ingles, para no decirlo bien a lo criollo). Sin la adrenalina de hacer algo que no está permitido y la culpabilidad negación y enojo(con nosotros mismos, también) cuando somos descubiertos. El orgullo, no muy noble, al salir ileso de estas 'situaciones de riesgo' o salirse con la suya. No me imagino viviendo de otra manera. 
Sería muy hipócrita de mí, luego de esto, decir que persigo una Utopía. Pero, sí lo hago. Como todo el mundo. Es como la Fe ciega. Todos necesitamos algo a lo cual aferrarnos, en este mundo. 

Julia Inés Roitman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

pato(s) amarillo(s) o naranja(s) firma(n) esta entrada