domingo, 26 de junio de 2011

Mi respuesta a la pregunta: ¿Y que pensas de el, ahora?

por momentos lo odio, por momentos lo extraño y no pasó un día aun. Hay momentos que lo necesito cerca, necesito abrazarlo, pero después hay otros que me encantaría demostrarle lo fuerte que soy y talvez el esté orgulloso de que estuvo con una mina así. Pero yo se que el no piensa en mi, en mis virtudez, sinó en todo lo que le puede afectar. Y piensa en otras minas, que eso es lo que más me afecta. Es como tenes un sable cruzado en la cabeza. No poder dejar de pensar en el , horrible. Pero lo que no va a cambiar nunca es lo mucho que lo amo.

(si, cortamos)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

pato(s) amarillo(s) o naranja(s) firma(n) esta entrada