viernes, 27 de enero de 2012

me faltó contaros, si es que siguen ahí, que vuelve martín mañana y lo voy a ir a buscar al aeropuerto con su familia.
 Yo y su familia.      En auto.       Una hora o más.      Sin él. 


Yo no se, si no es amor que alguien me diga que es. 
Conocí un lugar donde ví algo de lo cual somos todos somos parte y no lo sabemos. Era como un espectáculo que simplemente esperaba ser visto. Que está ahí. Y se aloja en lo profundo de mí, y si tengo mucha suerte, se quedará conmigo para siempre.
Yo lo descubrí en la cima de una montaña, pero ahora que lo pienso es algo personal. Tal vez, alguien se viaje el mundo para verlo, cuando simplemente bastaba con mirar a su alrededor y darse cuenta que estaba ahí.
Es algo chocante, pero al mismo tiempo muy familiar. Algo indescriptible pero que te forma un mapa tan definido en la cabeza que te cambia, no totalmente, pero de arriba a abajo.
Se que me estoy contradiciendo, pero quien dice si no es en las contradicciones en donde nos encontramos a uno mismo.