lunes, 21 de enero de 2013

Ver ese árbol y ver los colores bailando. Ver ese árbol y ver la alegría que da. Ver ese árbol y ver la historia que permanece. Ver ese árbol y sentir un ritmo constante. Ver ese árbol y sentirte mínimo en comparación. Ver ese árbol y sentir el cambio constante. Ver ese árbol y sentir las despedidas y las bienvenidas. Ver ese árbol y que me llene el pecho. 


Y ese árbol nos vé, por última vez todos los años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

pato(s) amarillo(s) o naranja(s) firma(n) esta entrada